Noticias

Pierda peso a través de una alimentación saludable y reduzca el riesgo de enfermedad.


Los que siguen estas reglas nunca más necesitarán una dieta

Muchas personas quieren comer más saludablemente y perder algunas libras. Pero, ¿qué significa en realidad "alimentación saludable"? Muchos nutricionistas advierten sobre dietas de choque poco saludables. Porque la nutrición saludable a largo plazo es esencial para un peso saludable permanente y para una salud en general mejorada.

El aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y los hábitos de vida cambiantes han llevado a cambios drásticos en los patrones de alimentación en las últimas décadas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica en qué consiste una dieta saludable y qué tanto afecta nuestra salud.

Cambios en los patrones de alimentación.

Las personas en Alemania y otros países occidentales consumen muchos alimentos con un alto contenido energético. La mayoría de los alimentos procesados ​​contienen demasiada azúcar, grasa y sal. Al mismo tiempo, el consumo de frutas, verduras y fibra, que proviene de productos integrales, por ejemplo, está disminuyendo. Una fórmula que, según la OMS, es probable que conduzca a la obesidad al tiempo que aumenta numerosos riesgos de enfermedad. La alimentación poco saludable y la falta de ejercicio se han convertido en los principales riesgos para la salud en todo el mundo.

¿Qué influye en nuestra dieta?

Según la OMS, la composición exacta de una dieta variada, equilibrada y saludable depende de las necesidades individuales de una persona. Factores como la edad, el género, el estilo de vida, el contexto cultural, los alimentos disponibles localmente y el grado de actividad física juegan un papel importante.

Principios básicos de una alimentación saludable.

Sin embargo, según la OMS, los principios básicos de una dieta saludable siempre son los mismos. Por lo tanto, las siguientes reglas forman el concepto básico de una dieta saludable.

  1. La ingesta energética (calorías) debe equilibrarse en relación con el gasto energético.
  2. La dieta diaria debe incluir frutas, verduras, legumbres (por ejemplo, lentejas y frijoles), nueces y cereales integrales (por ejemplo, maíz, mijo, avena, trigo y arroz integral sin procesar).
  3. Para evitar el aumento de peso, no más del 30 por ciento de las calorías consumidas deben provenir de las grasas.
  4. La ingesta de grasas saturadas debe ser inferior al diez por ciento de la ingesta total de energía. Las grasas trans deben representar menos del uno por ciento de las calorías consumidas.
  5. A largo plazo, el objetivo debe ser cambiar el consumo de grasas de grasas saturadas a grasas no saturadas y eliminar por completo las grasas trans industriales.
  6. No más del diez por ciento de la energía consumida debe provenir del azúcar libre. Una reducción al cinco por ciento se asocia con más beneficios para la salud.
  7. El consumo de sal debe limitarse a cinco gramos por día.

Consejos para el consumo diario de frutas y verduras.

La OMS recomienda comer al menos 400 gramos de frutas o verduras al día. Las raíces de almidón o tubérculos como las papas, las batatas y la yuca no cuentan para estos 400 gramos.

Reduce el consumo de azúcar

Como se mencionó anteriormente, no más del diez por ciento de las calorías deben provenir de azúcares libres. Los azúcares libres son todos los azúcares que se agregan a los alimentos o bebidas, así como los azúcares que se encuentran naturalmente en la miel, los jarabes, los jugos de frutas y los concentrados de jugos de frutas.

Con un consumo de energía promedio de 2000 calorías por día, el diez por ciento de la energía del azúcar correspondería a 50 gramos de azúcar (aproximadamente 12 cucharaditas) y el cinco por ciento sería 25 gramos de azúcar. A modo de comparación: un vaso de cola con 250 mililitros ya contiene 27 gramos de azúcar libre.

Consejos sobre el consumo de grasas.

Según la OMS, las grasas no saturadas deben preferirse al consumir energía de las grasas. Dichas grasas se encuentran, por ejemplo, en pescado, aceite de oliva, aguacate, nueces, aceite de girasol, aceite de soja o aceite de colza. Deben evitarse las grasas saturadas, que se pueden encontrar en la carne grasa, mantequilla, crema, manteca, queso y aceite de palma.

Las llamadas grasas trans industriales multicurado, que a menudo se encuentran en productos altamente procesados ​​como pasteles, pizzas congeladas, pasteles, galletas, gofres y productos para untar, son particularmente dañinas. En el mejor de los casos, la ingesta de tales grasas trans debe evitarse por completo o al menos menos del uno por ciento de la ingesta total de energía.

Benefíciate de una dieta saludable

Si nunca ha tratado el tema de una alimentación saludable, primero será expulsado de la cara. Porque parece que es mucho más fácil comer poco saludable. Pero si sigue ciertas reglas básicas, puede beneficiarse de una dieta saludable varias veces después de un período de acostumbrarse. Según la OMS, se dice una alimentación saludable

  • proteger contra la presión arterial alta, diabetes, enfermedades del corazón, derrame cerebral y cáncer,
  • promover un crecimiento saludable en niños y adolescentes,
  • Prevenir el sobrepeso y la obesidad
  • Mejorar las habilidades cognitivas.

Establecer un concepto de nutrición saludable bien podría valer la pena como resolución para 2020. La Fundación Alemana del Hígado también aconseja un uso más consciente de la nutrición para prevenir enfermedades hepáticas. Para obtener más información, lea: Minimalismo: el secreto de un hígado sano. (vb)

Autor y fuente de información

Este texto corresponde a las especificaciones de la literatura médica, pautas médicas y estudios actuales y ha sido revisado por médicos.

Editor graduado (FH) Volker Blasek

Hinchar:

  • Organización Mundial de la Salud: Hoja informativa Dieta saludable (agosto de 2018), who.int
  • Organización Mundial de la Salud: Dieta saludable (acceso: 02.01.2020), who.int


Vídeo: Cómo Superar el Miedo y la Depresión. Ryan LeStrange (Enero 2022).